Menarini Consumer Health

Los dolores musculares más habituales de nuestra actividad diaria

Las cifras del dolor muscular

Según la última Encuesta Europea de Salud en España, realizada por el Instituto Nacional de Estadística, el 74,2% de los trabajadores sufre dolores musculares en el trabajo.

Los dolores de espalda son con diferencia los más frecuentes y entre ellos:

  • El 40,1% en zona lumbar
  • El 26,6% en zona dorsal
  • El 27% en zona cervical

La incorporación del ordenador a nuestra actividad diaria ha supuesto que este sea la causa de un 30% de los dolores de espalda que sufrimos los españoles.

Otro dato destacable es que las mujeres sufren un 4,4% más de dolores musculares que los hombres.

¿Cuál es el origen de los dolores musculares?

Es curioso constatar que los dolores musculares más habituales en nuestra actividad diaria tienen un origen antagónico.

Por una parte son consecuencia de la vida sedentaria tan común en nuestros días: horas de inmovilismo frente al ordenador, falta de ejercicio, malos hábitos posturales …

En el lado opuesto, muchos de los dolores musculares tienen origen en una actividad física excesiva o mal ejecutada.

Veámoslo con más detalle.

Infografía
Inmovilismo

Largas jornadas de trabajo sentado frente al ordenador o conduciendo puede llevarnos a sobrecarga muscular especialmente en las zonas lumbar, dorsal y cervical.

Posiciones corporales incorrectas

Adoptar una mala postura por largos periodos o de forma repetitiva es garantía segura de dolor muscular. Pongamos como ejemplo el dolor cervical asociado al uso del móvil con teclado en conversaciones por WhatsApp o el dolor dorsal y de hombros por no sentarnos correctamente.

Movimientos incorrectos

Los movimientos mal ejecutados, como la carga de peso de forma incorrecta, pueden ser causa frecuente de dolores musculares.

Tensión y estrés

La tensión y estrés tan habituales en nuestro día a día quedan reflejados en una dolorosa sobrecarga de la zona cervical.

Contusiones

Son traumatismos directos sobre un músculo que se manifiesta con dolor y hematoma. Muy frecuente en deportes de contacto.

Actividad física excesiva o mal ejecutada

Realizar ejercicio físico sin calentar previamente, de manera más intensa a la que estamos acostumbrados o sin estiramientos al finalizar, son causa de calambres, sobrecarga, contracturas, desgarros … Patologías todas ellas que cursan con dolor.

Productos relacionados