Menarini Consumer Health

Microbiota: importancia del equilibrio intestinal

Microbiota intestinal: beneficios y funciones

La microbiota intestinal, compuesta por alrededor de 100.000 millones de bacterias, desempeña unas funciones que nos resultan claramente beneficiosas:

  • Protección frente a la colonización por microorganismos patógenos: la microbiota propia ejerce un “efecto barrera” que impide la implantación de bacterias patógenas o el sobrecrecimiento de otras oportunistas que se encuentran de forma natural en nuestro intestino. Esta capacidad de protección se consigue gracias a la competición por los nutrientes o espacios de sujeción entre las distintas bacterias, así como a la segregación de sustancias antimicrobianas llamadas bacteriocinas por parte de algunas bacterias.
  • Activación y modulación del sistema inmunitario: la microbiota intestinal no solo tiene un papel fundamental en el correcto desarrollo del sistema inmunológico del recién nacido, sino también en la adaptación y correcto funcionamiento de este en las distintas etapas de la vida.
  • Desarrollo y diferenciación del epitelio intestinal: la microbiota contribuye al normal desarrollo del espesor de la mucosa intestinal así como a la cantidad y calidad de las microvellosidades, elementos indispensables para la digestión y absorción de nutrientes.
  • Función metabólica: los sustratos no digeribles por nuestro intestino (fibra y carbohidratos entre otros) son fermentados por la microbiota intestinal liberando gases y ácidos grasos de cadena corta que constituyen la principal fuente de energía para las células intestinales. Por otra parte, la presencia de estos ácidos grasos acidifican el medio, lo que impide el crecimiento de patógenos y favorece la absorción de minerales.
  • Suministro de nutrientes esenciales: se trata de nutrientes como algunas vitaminas y aminoácidos que el organismo necesita y no es capaz de producir. La microbiota intestinal es capaz de sintetizarlos y favorecer su absorción.

Alteración de la microbiota intestinal: disbiosis

La microbiota intestinal comienza a implantarse en el momento del parto. A partir de entonces se va desarrollando y enriqueciendo hasta los dos años, desde los que, salvo alteraciones, se mantiene bastante estable.

El estado de eubiosis es un delicado equilibrio entre las bacterias útiles y las bacterias perjudiciales del intestino que, por distintas causas, puede romperse en favor de estas últimas y llevar a un estado de disbiosis. La disbiosis sería, por tanto, un desequilibrio de la microbiota intestinal en favor de aquellas bacterias que nos resultan perjudiciales, de tal forma que las bacterias beneficiosas pueden perder su capacidad para desarrollar sus funciones de protección sobre nuestra salud.

Causas y consecuencias de la disbiosis

Las causas que producen la ruptura en el equilibrio de la microbiota intestinal o disbiosis son variadas. Entre ellas podemos destacar:

  • El uso de antibióticos es sin duda una de las causas más importantes y frecuentes de alteración de la microbiota intestinal. Los antibióticos, sobre todo los denominados de amplio espectro, no son selectivos y eliminan tanto las bacterias patógenas como las benignas, lo que alterara el balance normal de bacterias en el tracto digestivo. El riesgo aumenta cuanto más largo sea el tratamiento y si se toma más de un tipo de antibiótico. La alteración del balance bacteriano puede producirse desde el inicio del tratamiento hasta dos meses después de finalizar el mismo.
  • El consumo excesivo de algunos medicamentos como laxantes, antiinflamatorios, omeprazol …
  • Una nutrición inadecuada o disminución de la diversidad de alimentos.
  • Los alimentos en mal estado.
  • El alcohol
  • El estrés

Este desequilibrio de la microbiota intestinal o disbiosis puede tener consecuencias negativas sobre nuestra salud por la pérdida de la capacidad protectora de las bacterias beneficiosas. Dichas consecuencias se pueden manifestar en forma de:

  • Diarrea
  • Síndrome de intestino irritable
  • Enfermedades inflamatorias intestinales
  • Cáncer coleorrectal
  • Enfermedades hepáticas- Alergias
  • Diabetes tipo II
Infografía

Productos relacionados