Menarini Consumer Health

Ingredientes esenciales para el crecimiento en edad infantil

Macronutrientes y micronutrientes

Todos los nutrientes necesarios para un correcto desarrollo y funcionamiento de nuestro organismo pueden englobarse en dos grupos fundamentales: macronutrientes y micronutrientes. Los macronutrientes están formados por proteínas, lípidos y glúcidos y nuestro organismo los necesita en grandes cantidades.

Por el contrario, los requerimientos de micronutrientes son pequeños pero no por ello dejan de tener un papel fundamental. Entre ellos están las vitaminas y minerales y su déficit puede causar alteraciones importantes y enfermedades graves.

Aunque no podemos prescindir de ningún nutriente, es cierto que algunos micronutrientes tienen un papel fundamental para el crecimiento en edad infantil. Veamos los más importantes:

Hierro

Es un nutriente que aumenta mucho sus requerimientos en periodos de crecimiento. Es imprescindible para la oxigenación de los tejidos a través de la síntesis de hemoglobina y mioglobina. Su carencia es causa de anemia y trastornos del desarrollo.

Calcio

El calcio interviene en la formación de los dientes y en el desarrollo de la estructura ósea (ayudado por, la vitamina D). La ingesta de una cantidad apropiada de calcio durante la infancia es importante, no sólo para que los huesos en la infancia se formen con solidez, sino también para que estos se mantengan con calidad en la edad adulta y la tercera edad.

Las necesidades diarias en la edad infantil pueden ser fácilmente cubiertas con 500ml de leche o sus derivados.

Zinc

Es necesario para el normal funcionamiento de los sistemas enzimáticos del organismo. Además, es imprescindible para la correcta actividad del sistema inmunitario y el crecimiento de los órganos reproductivos. Aportes bajos de este mineral durante la edad infantil afecta de manera negativa al desarrollo neurológico, cognitivo y sexual.

Vitamina A

Esta vitamina es fundamental para mantener una buena visión nocturna así como para proteger las células epiteliales de la piel y evitar infecciones de la misma. Es importante que su aporte sea suficiente en las etapas de crecimiento para favorecer el desarrollo del tejido epitelial y fortalecer el sistema inmunitario.

Vitaminas del grupo B

Todas ellas intervienen de una u otra forma en la producción de energía para su utilización por el organismo. Es por ello necesario asegurarse un aporte suficiente de ellas en la edad infantil, donde las necesidades energéticas son más elevadas (crecimiento, estudios, gran actividad física).

Vitamina C

Es una de las vitaminas más populares y consumidas. Entre sus muchos beneficios, destacan, en la edad infantil, que contribuye a la formación de colágeno, a la protección celular frente a la oxidación y que aumenta la absorción del hierro. La vitamina C favorece la solubilidad del hierro de origen vegetal (el más común en nuestra dieta) y por tanto aumenta su absorción y aprovechamiento cuando ambos nutrientes se toman juntos.

Vitamina D

Esta vitamina favorece la absorción del calcio por lo que, junto a este, es fundamental para el buen desarrollo óseo. Puede ser sintetizada por la piel a partir de la radiación solar o ingerida a partir de alimentos.

Vitamina E

Es un potente antioxidante, que protege a las células de los radicales libres. Además, contribuye al normal funcionamiento ocular y del sistema nervioso.

Ácido fólico

Interviene en el proceso de división celular, lo que lo hace particularmente importante en etapas de rápido crecimiento celular como la infancia. De igual manera, contribuye a disminuir el cansancio y la fatiga así como prevenir la anemia. También se lo conoce como folato o vitamina B9.

Es importante tener en cuenta que cada etapa de desarrollo del niño tiene diferentes requerimientos nutricionales, por lo que el aporte de vitaminas y minerales debería adaptarse a las necesidades de cada edad.

Infografía

Productos relacionados