Menarini Consumer Health

¿Cuándo es necesaria la suplementación de vitaminas en niños?

Necesidades vitamínicas en el niño

Las cantidades recomendadas de las distintas vitaminas que deben consumir los niños varían según la edad y se conocen como cantidades diarias recomendadas (CDR) o valores de referencia de nutrientes (VRN). Estas cantidades, aunque son muy bajas, no son producidas por nuestro organismo y por ello se deben obtener a partir de la dieta.

¿De dónde obtenemos las vitaminas?

A excepción de la vitamina D, que es fabricada en la piel por efecto de los rayos del sol, todas las demás vitaminas deben obtenerse de los alimentos. Y dado que ningún alimento contiene todas las vitaminas necesarias para el correcto desarrollo del niño en sus diferentes etapas, es necesario acostumbrarlos a que sigan una dieta lo más variada posible, rica en frutas y verduras, así como en pescado y cereales integrales. Este tipo de alimentación, base de la dieta mediterránea, se ha relacionado con una mejor salud y con una mayor esperanza de vida de la población.

¿Cuándo es necesaria la suplementación de vitaminas en niños?

Si como hemos dicho, las vitaminas se obtienen a partir de una dieta rica y variada, es fácil entender que todas aquellas situaciones en las que las necesidades no puedan ser cubiertas a través de los alimentos serán susceptibles de necesitar un suplemento vitamínico.

Hay que señalar que estas situaciones deberán ser siempre valoradas por un pediatra y que debe ser este el que prescriba, si así lo cree necesario, el suplemento vitamínico más adecuado para el niño. Si el niño está sano y come adecuadamente no será necesario darle ningún complemento con vitaminas. Y de la misma manera, si por una práctica deportiva exigente o cualquier otra situación, el niño requiere un aporte mayor de vitaminas, se deberá en primer lugar intentar adaptar la dieta para que sus necesidades queden perfectamente cubiertas.

Situaciones en las que son recomendables los suplementos vitamínicos en niños

El pediatra puede considerar recomendar un suplemento vitamínico en niños con un riesgo nutricional que afecte a su desarrollo. Algunos ejemplos serían:

  • Malos hábitos alimenticios: es más común de lo deseable que las dietas infantiles escaseen de frutas y verduras e incluso de lác- teos. Esto lleva a un déficit de vitaminas, minerales y de fibra tan importante para el bienestar digestivo.
  • Anorexia.
  • Falta de apetito prolongada.
  • Dietas restrictivas: vegetarianas, veganas… En este tipo de dietas, en donde no se consume carne y huevos, el aporte de vitaminas del grupo B así como de calcio es deficiente, pudiendo comprometer el desarrollo del niño.
  • Falta de exposición a la luz solar. En estos casos, la vitamina D no puede ser sintetizada por la piel a partir de la radiación solar.
  • Enfermedades crónicas que afecten a la absorción o utilización de nutrientes. Cuando esto ocurre, el organismo no aprove- cha los nutrientes aportados a partir de la dieta porque tiene dificul- tades para absorberlos en su intestino. Por ejemplo en caso de en- fermedades inflamatorias intestinales o autoinmunes.
Infografía

Productos relacionados